FANDOM


Este artículo es un esbozo. Puede ayudar en Wiki Dying Light expandiéndolo.

General Editar

El virus Harran es un patógeno que aparece a lo largo de todo el juego, y es el causante de la epidemia que sacude a la ciudad de Harran.

Origen Editar

El origen del virus no queda totalmente claro para el jugador. Aun así, se sabe que se trata de una mutación del virus de la rabia, tal como explica el Doctor Zere en una parte del juego. En Dying Light; The Following, nos da una visión un poco más amplia del virus, pero no queda totalmente confirmado de dónde surgió.

Transmisión y Síntomas Editar

El virus Harran se transmite por medio de los fluidos corporales del infectado, como la sangre o la saliva. La forma más común de contagio es a través de mordidas, de forma que la infección entra en el cuerpo por la herida.

Cuando una persona es infectada, puede sufrir de convulsiones, visión borrosa y fatiga. El virus viaja rápidamente al cerebro, y el tiempo de incubación puede llegar a durar días o incluso horas. Sin embargo, si la herida se encuentra en alguna extremidad, al amputarla puede llegar a detenerse la transmisión del virus al cuerpo.

Fases Editar

En sí, la infección no altera completamente las capacidades físicas del sujeto, aunque si logra crear reacciones exageradas de ira e incrementa la agresividad y los instintos de quién posee el virus.

Poco después de que se ha contraído el virus Harran, las personas comienzan la fase de incubación, que posteriormente los convertirá en Víricos, que son personas recientemente infectadas que aún conservan características humanas, como la velocidad y agilidad, aunque también poseen los mismos puntos débiles. Este tipo de infectados no suelen ser tan comunes, pero son atraídos por los ruidos fuertes.

Cuando un individuo ha estado infectado por mucho tiempo, se convierte en un Mordedor, que es una fase más avanzada de la infección.

El virus también tiene diversas mutaciones, algunas tan extremas como los Coléricos o el Cazador Nocturno, así como otras que dan resultado a los Demoledores o a los Matones.