FANDOM


Los Víricos son enemigos en Dying Light y Dying Light: The Following. Son una variante de los infectados que se han convertido hace poco y conservan características humanas. Ellos siempre acudirán a los ruidos fuertes.

Apariencia Editar

Los Víricos son infectados de apariencia más humana que los mordedores, debido a su etapa de infección. Visten con ropas de calle o deporte, rotas y manchadas de sangre, y conservan todo el cabello. Su piel es pálida y tienen manchas de sangre alrededor de los ojos, como si la llorasen.

Combate Editar

Los Víricos son infectados muy rápidos y fuertes, que conservan gran parte de su agilidad como humanos. Pueden correr tan rápido como Crane, no se cansan y son capaces de escalar grandes alturas. Normalmente perseguirán al jugador hasta la muerte, pero si este permanece fuera de su alcance, se aburrirán y se marcharán. Si lo pierden de vista, recorrerán toda la zona en su búsqueda siguiendo el rastro del personaje. Sus ataques no consisten en mordiscos, sino en furiosos golpes sucesivos que pueden drenar rápidamente la salud. Sin embargo, no son tan resistentes como los coléricos, y morirán si caen desde gran altura, o si se les rompen o amputan las piernas.Los víricos son atraídos por sonidos fuertes, como la rotura de tablones de madera, petardos, explosiones o disparos de armas de fuego, y acudirán en grupos de dos a cuatro. En algunas ocasiones pueden llegar a ser grupos más grandes, pero solo unos pocos perseguirán al jugador.

Curiosidades Editar

  • Los Víricos morirán instantáneamente si son incapaces de moverse. Esto incluye si se quedan atascados y si sus piernas quedan inutilizables. El ataque patada deslizante los matará de un solo golpe.
  • A veces, los víricos recuperarán momentáneamente la cordura. En esos momentos volverán a ser humanos y suplicarán por su vida, antes de que el virus vuelva a apoderarse de ellos.
  • En los Barrios bajos, se puede ver que muchos de ellos salen de algunas alcantarillas, lo que sugiere que pudieron haberse infectado ahí.